Mediterráneo

Navega la mirada

la superficie insomne de continuo movimiento,

sumergida en el viento constante

que adormece a las aves marinas.

Ciudades de recuerdos, almenas de recuerdos,

lugares con nombres antiguos

que moraban hasta ahora en el recuerdo

Las miradas múltiples del asombro

acarician el lomo pétreo de las islas

que surgen de improviso entre las olas,

al sol hundiéndose en sangre lentamente

entre olas suavísimas

de remotos contornos

en Thera, en ese abrazo del interior del mundo

a la superficie líquida

de espejo donde el sol reluce;

en la líquida Venecia de calles marinas

viéndola surgir como un pez

de las olas del tiempo:

en Rodas, donde el Egeo me acarició

suave, sonriente, homérico.

Al nadar recordé a las sirenas;

En la pétrea Atenas ensimismada

cabalgando la historia

que en ella se detuvo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo POEMAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s