Archivo mensual: junio 2013

A orillas del olvido (Publicado en Cuadernos del matemático, nº 50, Junio 2013)

Voces del pasado,
ubicuas voces del pasado
que alertan la especular red de la memoria.

No las llamé, pero vinieron,
como la luz o la mirada.

Voces que ya no informan,
sólo de recuerdos tejida
su íntima ausencia,
que cabalgan a lomos del olvido
indagando en la densidad del mañana
la líquida consistencia del pasado:

a quienes se ausentaron,
otras ciudades y países,
algún recoveco recóndito del alma
con palabras que ya no digo.

Palabras que vienen
desde aquí, intensamente profundas,
desde aquí mismo,
rostros y momentos
y silencios
también en el tiempo
callados y quietos.

——————————————-

De súbito,
la certeza del adiós.

Como aquella vez en la estación;
tras el cristal tu rostro
y la distancia de hielo
en la que te diluías
14-05-03, 22.35

Ahora la memoria
empañada.

———————————

O en el estremecimiento de la madrugada,
la hora del lobo.

Con la frente abierta por la bestia
en sangre,
sin atreverme a mover,
paralizado en el recuerdo.

Los ojos abiertos
a la inerme oscuridad
de la mente.

Un minuto, otro minuto, otro minuto…
persiste la intensidad
del desasosiego.

Y el aliento de escarcha
del reloj de las cinco.

17-11-10

¿Y cuando no hay nada que decir?
Por ejemplo, a un hijo
que cada vez se aleja más intensamente
hasta desvanecerse en su futuro.
Por ejemplo, a quien
en sí yermo
no encuentra cauce ni destino,
ni la mirada.
Por ejemplo, cuando se confunden
palabras con verdades.
¿Entonces?
¿Escribir un libro?
¿Repetir nombres?
¿Soñar? ¿Llorar?
¿Y cuando no hay nada que esperar?
Por ejemplo porque antes que la meta
se desvaneció el deseo.
¿Y cuando no hay nada que interese recordar?

———————-

Orfeo, a su vuelta, recitó:
“Las mudas aguas del Leteo ciego”,
y que sumieron ellas su reflejo.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Eró4deseo

¡La urgencia con que me miras…!

como urge el mar a la roca que le enfrenta

de impacto aturdida,

con recios golpes de apremio

con movimientos, con ruidos,

delfines, esperanzas, restos de naufragios.

Pero ojos amantes son los tuyos,

en espuma la pasión derrotada

que besa mansa la orilla.

Tus ojos pronuncian mi nombre

con esa caricia levemente oscura

con que el deseo aparece.

Voy hacia tu boca.


 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

AWESOME

Si de tu nombre recuerdo

entre los sonidos,

el aliento vital de tu constancia,

como del aire el peso,

entonces,

que el rumor de la malva se haga presente

o la brisa cansina de las tardes de verano,

que grite la roca su inerte desmesura

o el jilguero calcule la intensidad del delirio.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized