Archivo mensual: julio 2013

El muro del destino (Virgilii Aeneidos Liber II)

El vinoso mar donde se aprestaban
a partir los barcos,
el afán de hombres presurosos,
los gritos de los últimos instantes,
el crujido de las maderas y las sogas
tensas por los remos,
la fría luz del amanecer…
derramaban acíbar en su mirada mientras
Dido se desvanecía.
El oscuro Eneas continuaba su destino
con la cruel persistencia de los héroes
y los dioses, siempre ajenos.
Ella miró su partida
como el despertar de un sueño,
rebosante de amor, de dolor ahíta,
vencida por el destino
que trazaron los inmortales
y al que los humanos nada pueden

ni con palabras, ni con acciones, ni con deseos.
De sí misma ausente.
Después del amor, de las súplicas, del llanto
el páramo del alma arrasado
por el cierzo helado,
la mente vaga, el corazón ausente.
Ese aire sin fuerza que inundaba sus pulmones
no traía consigo ya ni sabor del azahar
ni la suave brisa,
la aérea caricia que matiza el ardor del desierto
al atardecer.
Ya el mismo cuerpo se sentía extraño
ni cansado, ni triste, ni dolorido,
solo en huida, desfallecido, inane,
con la cadencia de los músculos
pesada, lentamente obedeciendo.
Aguardaba…, quizá…, la severa esperanza.
Pero ya las velas se alejaban hacia el horizonte…
y solo quedaba el último trámite
que ni siquiera importaba…

No oyó Dido los llantos de su criada,
ni vio los colores dorados de las llamas,
ni sintió el fuego devorando su piel
y sus deseos,
porque los últimos pasos
la inercia los cumplió,
las últimas miradas ya nada veían
y no quedaban palabras sin ser dichas
ni con nuevo sentido.

Unos relataron que Eneas
no volvió la vista atrás,
otros, que vio el humo
sin mudar el rostro,
otros, que miraba el lomo de las olas
como buscando algo…
y algunos contaron que en esos días primeros
no se atrevían a enfrentar sus ojos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo POEMAS, poesía

Reflexiones sobre las palabras III

¡Sé tantas palabras!
Toda la vida aprendiendo palabras,
Quizá ya las conozca todas
Y las que no, ya no importan
Y ninguna, sin embargo, dice
Qué oculta el silencio
Donde hacer brotar esas flores intensas
Del desencanto.
Y los presentimientos no son palabras
Apenas latidos de un corazón
Sin ritmo ni silencios, sin ausencias.
Las palabras, tantas palabras
Quizá ya las conozco todas
Y presiento que ninguna de ellas sabe nuestros nombres

Deja un comentario

Archivado bajo POEMAS, poesía

¿Por qué son malos los malos?

Adjunto la ponencia que presenté en el XV Congreso Internacional de Teatro:  MalosMalosMalos. Aparece en Theatralia. Revista de poética del teatro, 14, 2013.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Reflexiones sobre las palabras II

Las palabras de la noche, noche de las palabras. La noche en las palabras, palabras en la noche; noche de palabras, la palabra de noche, noches de palabras. Noches de noches, palabras de palabras. Palabras, palabras, palabras que incendian la noche.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Reseña de “Nombres, rostros y palabras”

Mi antigua alumna Lucía Muñoz Espinosa, ya grado en Literatura Española, me hace la reseña que adjunto.

RESEÑA POÉTICA DE NOMBRES, ROSTROS Y PALABRAS

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized