Archivo mensual: abril 2015

Vida

El día 24 de abril a las 19 horas, presentaré la novela en el Centro de Iniciativas Culturales de Valdemoro.

El día 25 de abril, a las 19.30. la presentaré en el Centro Cultural de El Espinar, Segovia

El viernes 8 de mayo a las 20 horas, la presentare en el café María Pandora, de Madrid, que está en la plaza de Gabriel Miró, en las Vistillas. Lo haré junto a Ismael  Alonso, que presentará su último poemario “De la luz y otras ausencias”. Os espero.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

VVida de García

Mi primera novela. Vida estudiantil en Salamanca, con un poco de sal y pimienta.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Fisiología del laberinto (Apuntes para la desolación del laberinto III)

cada
paso
abre
un abismo
de ausencia
detrás de ti
y de vacío
a tu frente
cierra
cada
paso
el horizonte
cada
paso
concluye
en

mismo

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Morfología del laberinto (Apuntes para la desolación del laberinto II)

Las paredes del laberinto
arden sin llama
(se podrían suponer recubiertas de azogue).
En las ascuas del desencanto
se consumen postreras hebras de esperanza.
El fuego enturbia
las miradas sin horizonte
desvanecidas entre lágrimas de alcanfor.
El vapor de las lágrimas vuelve salobre
la espesura del aire
y al respirar se satura la nariz
de asco.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Estructura del laberinto (Apuntes para la desolación del laberinto I)

► Carece el laberinto de entrada.
► No ocurre la salida en mismo plano
► En su interior, la luz no tiene origen,
opaca, fría, interna, oscura, leve.
► De un laberinto surge, imbricada,
la forma y la figura del siguiente
► No se halla alma uniforme en su textura
Ni en las paredes, lisas, ni en su suelo.
► La base se sustenta en inferior
estructura afirmada en otra base.
► En su techo se apoya otra estancia.
► No se puede en el plano dibujar
su sistema, estructura ni contorno.
► Sus pobladores moran ignorantes
de número, valor y consistencia.
► Dentro del laberinto, como un cauce,
resuena una constante melodía.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized