Amargura

Florece la flor de la amargura en las palabras

desde la honda raíz del desencanto.

Una flor desabrida, escasa, triste,

en palabras sin aroma.

Su raíz se hunde en la carne

con la tenacidad del gusano

y, tenaz como él,

serpentea por la piel

hiriendo los recuerdos,

en el reseco erial donde anida la culebra,

el dios inmóvil,

la tormenta sin lluvia.

¡Ay, la tristeza!

¡Ay, el aroma especular de la tristeza!

¡Ay del insomne, del loco y del triste!

Abre la boca y gime

el diente ciego frente a la furia

y el labio de diente

y el diente de diente en la frente

que supura

la amargura.

amargura

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s