Archivo de la categoría: poesía

Raíces de memoria

Las raíces del mundo

ahondan en la memoria,

Memoria arborescente,

profunda, vertical, inconclusa.

Cenital fulgor

que traza la ruta del ave,

Memoria de nube.

Memoria de piedra,

dura, circular, sombría;

sobre el espinazo del mundo

su peso inmenso.

Y en el olor del azahar y las cañas

Memoria del camino,

miradas que recuerdan

aquella vez o el llanto,

en que la ausencia y la espera,

en que el temor y el deseo,

en que los amigos,

y en lo que habría de ser.

Memoria del olvido

espectralmente intensa

que en la congoja del primer miedo

brota

llenando del espesura el pasado

para seguir viviendo,

para poder vivir.

Memoria, al fin,

hacia donde.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo POEMAS, poesía

En la memoria

En la memoria se columpian

las sombras de las cosas,

los ojos claros

que saben nuestros nombres

y la oquedad de acontecer como

cauce y herida.

En la memoria brotamos

a ser

olas de llanto,

risas de alacena,

espesura de ojos y manos

ansia de caricias.

Y la memoria, en el vacío, entre dos nadas;

en lo que no permanece

consistimos:

y en los que ya no están

y en las calles por donde pasamos

y en la cosas que separamos al vivir

y en el lomo del pez, tan frío…

 

Deja un comentario

Archivado bajo POEMAS, poesía

Las cosas que separamos al vivir

De las cosas que separamos al vivir

hojas secas que el tiempo arrastra

al azar

rumorosas

recojo la tibieza de la nostalgia

y  la luz intensa de la luna.

Aquello quedó en aquel lugar

o en el aleteo de un anhelo

aquello  se desvaneció

aquello se transformó en sueño aéreo

o siguió la estela de los deseos.

De esas cosas y en este momento

lo que trabajo  lo que soy  lo que deseo

la amplitud del horizonte

tanto lo que va  como lo que viene

en la inmediatez del ahora

alejado de la oquedad de las cosas por el rumor

de las otras cosas,

el silencio

y su claridad.

En la perfecta plenitud de la esfera y de los ángeles

donde los amantes anhelan y se enturbian

en la espesura de su cuerpo,

la distancia de ser otro.

Allí.

Mientras que a este lado de la placidez de los álamos

y la continua calma de la corriente

suavemente en fuga,

las orillas humedecidas  de lentitud.

Deja un comentario

Archivado bajo POEMAS, poesía, Uncategorized

Sé todas las palabras

 

¡Sé tantas palabras!

Toda la vida aprendiendo palabras

Quizá ya las conozco todas

Y las que no…

Ya no importa.

Y ninguna, sin embargo, dice

Qué oculta ese silencio

De donde brotan las flores intensas del desencanto

Y los presentimientos, que no son palabras,

Apenas latidos de un corazón

Sin ritmo ni motivos.

Deja un comentario

Archivado bajo POEMAS, poesía

GLOSAS A LAS FLORES DEL CAPÍTULO 7 DE MEDITACIONES SOBRE LOS CANTARES DE SANTA TERESA

De la mente que sueña el consuelo

de intuir el alba,

cada luz, cada mirada,

la tensión de la espera,

la inquietud de la noche

por donde discurrimos oscuros,

del horizonte en el que, humanos,

nos acontece vivir

entre el tráfago y la prisa

por donde ruge

la estela circular del mundo

del alma que sueña,

de la mente enclaustrada

navegando silente por entre los deseos,

 

escribiste:

 

Y pedís flores

 

Y se dibuja en el rostro el reflejo

inconstante de nuestra espera,

y en el ver la figura,

posibilidad y promesa.

Adquiere constancia  el presentimiento,

en la palabra y los rumores,

cabe las palabras que inauguran

más allá de su aliento

la pretensión que construye  la casa y el camino.

 

Por eso escribiste :

 

Sostenedme con flores

 

 

¿A quién vemos al mirar

cuando el mirar refleja el horizonte

y la espera? Con la figura el recuerdo de la promesa o la promesa,

la intensidad inquieta del delirio

por donde discurre

lo que somos,

como hojas suaves de un río de otoño,

como olas continuas

acariciando la pétrea oquedad del tiempo

 

Por eso escribiste:

 

De otro olor son esas flores De otro olor son esas flores que acá olemos

 

 

Antes del alba

el contorno y la mirada que busca la figura.

Antes del alba la intensidad del presentimiento.

Antes del alba

la inquietud que florece en certidumbre

y lo que acontece,

todavía no y ya acontece.

 

Por eso escribiste

 

Son admirables y olorosísimas (estas flores)

 

El trámite de la promesa,

como de la mirada el reflejo,

o la presencia ensimismada,

de ardiente luz en urgente abrazo,

en propio color transformada.

Cabe la noche estalla la luz de la alborada

Por eso escribiste

 

El fruto gustosísimo de estas flores o la presencia inaugurada

Deja un comentario

Archivado bajo POEMAS, poesía, Uncategorized

Me gustaría

Que te pusieras flores,

me gustaría,

en la manos y el pelo,

me gustaría.
Flores verdes y rojas,

me gustaría,

con una cinta blanca,

me gustaría.
Como las amapolas,

me gustaría,

que adornan el trigal,

me gustaría.
Y que entre las espigas,

me gustaría,

brillara tu sonrisa,

me gustaría.

Deja un comentario

Archivado bajo POEMAS, poesía, Seguidillas, Uncategorized

DE LA MIRADA

 

DEL OTRO

No altera la mirada la luz,
la intensidad cenital de la luz,

sino el otro,
la del otro,
la mirada del otro,

la sugerencia que evoca el horizonte estricto del cauce
por donde discurre la conciencia.

En ese acontecer construimos nuestro propósito.

Y es quicio, el eje por donde se insinúan
las formas que afianzan
la ilusión de la memoria,

o el matiz o el rasgo
donde especularmente se fija
la presencia, nuestra solidez entre las cosas.

Como el aliento evoca un cuerpo y su calor,
el juego que siempre se juega,
consolida la mirada la sugerencia,
la forma y el instante,
ese momento de renacer y su angustia.

———————————————

DEL ESPEJO
Frente al espejo la mirada detenida, ausente o muda,
donde nadie más dialoga o estima
los propósitos, salvo la ineludible presencia.

Pero el reflejo no es luz ni tampoco expectativa,

nada más que hueco
del mundo bipolar y la gangrena
donde alardea el quehacer,

y conciencia recobrada.

El espejo converge en el futuro
con la urgencia del temor,
con la prisa de lo postrero,

la circular presencia, y el color,
fomenta la huida: incluso los héroes
enturbian el semblante o hurtan el rostro.

Solo el reflejo espera, como los lamentos,
balanceando en la inercia su tentáculo viscoso,

e inaugura, sumido en la inquietud,
la derrota siempre presente
con su estela de renuncias.

Sola la figura, el reflejo y el presentimiento
en la mirada

—————————————————-
DE SÍ
¿Entonces quién inaugura de sí cada día
el círculo eterno del retorno,
de ser siempre sí mismo
ya acontecido?

De nuevo igual.
Amanecemos a la conciencia

en el ritmo y la melodía de las formas
con la fugacidad veloz de la luz.

Frente al espejo del otro.

En la memoria de la mirada.

Deja un comentario

Archivado bajo POEMAS, poesía

Reflexiones sobre las palabras: adjetivo

Supongamos un adjetivo:
“hermoso”, por ejemplo
que ya por sí mismo algo expresa
pero aún no tiene entidad ni naturaleza
apenas si existe
a no ser que lo pensemos sólido, opaco,
sustantivado, es decir,
otra cosa.
Volvamos a su presencia de adjetivo,
requiere lo que no es,
la presencia, la consistencia del nombre
al que se aferra.
Quizá un verbo suavice su angustia
pero solicitará de él la servidumbre del predicativo
le impondrá la cadena de su presencia constante
e inmediata, “el hombre habló falaz”;
sombra de aire sobre su inconsistencia;
como continua sobre la vida,
la presencia huraña de la ausencia.
Triste destino asume el adjetivo,
tan hermoso.

Deja un comentario

Archivado bajo POEMAS, poesía, Uncategorized

NAVEGACIÓN QUINTA. LA REALIDAD (WWW/INTERHOMO.2 (15))

Internet1

Aproximadamente 1.280.000.000 resultados (0,21 segundos)

¿Se pueden decir tantas cosas acerca de algo?
Más de lo que podría leer en mis 3000 años de reencarnaciones
(según Platón) (yo soy filósofo)

“Internet es un conjunto descentralizado de redes de comunicación interconectadas que utilizan la familia de protocolos TCP/IP, garantizando que las redes físicas heterogéneas que la componen funcionen como una red lógica única, de alcance mundial.”

http://es.wikipedia.org/wiki/Internet

 

Internet2
Mapa parcial de Internet basado en la información obtenida del sitio opte.org en 2005.
Cada línea entre dos nodos representa el enlace entre dos direcciones IP y su longitud es proporcional al retardo entre estos.
“El cielo estrellado dentro de mí” (Kant)
“La ley moral 0110001110101011100011111 de mí (K00100010100110010t)” (Kant)
Internet dentro de sí mismo
como un estrellado vacío
que se autocontiene
en eléctrica oscuridad sumido

Y entre las palabras que no entiendo
Nodos, direcciones IP, retardo, protocolos…
Se agitan los deseos antiguos de los hombres,
Las mentiras antiguas de los hombres,
Los miedos antiguos de los hombres,
Los anhelos, la esperanza
La continua huida de la muerte

Tanto que hablar y que decir
con las mismas palabras
para decir lo mismo
más rápidamente.
¿O no?

Al fin y al cabo qué buscamos
los humanos
en las entrañas de un toro
en el vuelo de un ave
en el poso del café
en la mirada del loco.
¿Qué pide el que ante una piedra se arrodilla?

La cera aromática de las velas
el rumor de las abejas inducen,
algunos en ellas su inquietud ofrendan.
Hombres de lenguaje extraño,
hablan ahora como antes hablaban
hombres de lenguaje extraño
otros, que nadie entendía.
En el balbuceo y el grito
la fuerza imperiosa del miedo

Por más que lo intento no veo
sino el constante quehacer humano,
la mano que arroja la piedra,
o la que acaricia suave.

Por más que miro no veo
sino el intento constante de burlar la muerte.

3 comentarios

Archivado bajo POEMAS, poesía

NAVEGACIÓN CUARTA Mi nombre (WWW/interhomo.2 (10))

Entonces… busco mi nombre

www14

Aproximadamente 6.790.000 resultados (0,21 segundos)

Me asombra todo lo que no soy
quienes no soy
los lugares en que no aparezco
mi ausencia tan profunda
encubierta en el mar inmenso
de olas discretas.

En los primeros 10 resultados, el sexto dice de mí (realmente)

luego 19 y 20

6.789.980 que ignoro

quizá me nombren, o me recuerden
quizá una voz desconocida glose mi pasado
o algo que he escrito.
No creo tener enemigos

¿Y la última?

¿Qué dirá?
¿Acaso un anuncio agorero
del verso que escancia el sabor del poema?
El miedo recorre mi espalda y mi rostro,
un vértigo intenso de asomarse a la oquedad de la nada
que se expande sin rumbo hacia el infinito
como la sombra de un pájaro en la llanura marina
bajo la que sombras múltiples e innombradas
se arremolinan buscando a quien devorar.

“En lo último, lo poco y lo peor” (Séneca)

En esa masa ingente de datos,
de palabras desconocidas,
florece la duda encenagada
en el páramo inmenso del sílice,
la misma duda de siempre

Y aunque me nombren… ¿qué?

Deja un comentario

Archivado bajo POEMAS, poesía